En clave política: cuáles son las tres definiciones que hoy miran los inversores para cambiar su est
martes, 28 de mayo de 2019
Los analistas financieros apuestan a que, en las próximas semanas, tendrán lugar hechos políticos que influirán sobre las expectativas del mercado Desde hace ya algunos meses, las elecciones presidenciales de octubre se metieron de lleno en el mercado. Los activos locales vienen mostrando una sensibilidad extrema ante cada señal que pueda anticipar el resultado de los comicios. En los próximos días, antes incluso de que se definan las candidaturas, hay tres eventos clave que los inversores van a monitorear de cerca: las elecciones de este fin de semana en Córdoba; la Convención Nacional del radicalismo que será en 15 días; y la decisión de Roberto Lavagna respecto a su eventual postulación como candidato. En paralelo, el dólar y los bonos en mayor medida también reaccionarán a cada encuesta o indicio que muestre un eventual candidato de cara a las elecciones. Respecto a los comicios de este fin de semana, si bien el mercado descuenta una victoria del peronista Juan Schiaretti, pondrá el foco en la diferencia que saque Mario Negri, jefe del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR) en la Cámara de Diputados y el hombre de Cambiemos en esta elección. "El Gobierno se ha comprometido en estos comicios, por lo que es importante que Negri tenga el segundo lugar y que la diferencia con Schiaretti no sea muy superior a los 10 puntos", explica Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa. "Cualquier diferencia con dicho escenario base, puede tener consecuencias positivas o negativas sobre la proyección del oficialismo en las PASO de agosto", agrega. En la misma línea, Gustavo Neffa, socio y director de Research for Traders, asegura que la diferencia de Negri con Schiaretti es clave. "Si es un porcentaje menor, como él juega para Cambiemos, podría ser positivo para el Gobierno", sostiene. El temor de los mercados, en realidad, no es que Macri no sea reelecto sino más bien que pierda la elección frente a Cristina Fernández de Kircher, el principal "cuco" de los inversores. De hecho, uno de los factores que gatilló la ola de ventas de bonos en las últimas semanas de abril fue una encuesta de Isonomía, que en el balotaje le daba una ventaja de 9 puntos a la eventual candidata de Unidad Ciudadana frente a Cambiemos. Ese escenario llevó al riesgo país a superar los 1.000 puntos, generó además un salto de más de 15% en un día en los seguros de default (CDS, por sus siglas en inglés) y una fuerte demanda de dólares, que provocó un salto de más del 10% en dos días. Neffa también ve como un punto positivo para el oficialismo la buena relación entre Macri y Schiaretti, ya que puede ayudarlo a traccionar voto en las PASO y después en los comicios de octubre. Para Sosa, en tanto, la fortaleza con la cual Schiaretti termine esta elección, lo podría proyectar como un líder organizador de los candidatos del PJ. "Podría tener consecuencia sobre el armado de la tercera opción entre el oficialismo y Cristina Kirchner", asegura el ex Raymond James. Un trader, que ya pasó varias elecciones desde la City, aporta su visión respecto a lo que podría generar una victoria de Schiaretti: "Hay chances de que gane fuerte y que se instale como el principal referente del PJ. No para ser candidato, pero sí para ordenar cuál será la postura del PJ". El diputado Negri, por su parte, aprovechó las últimas horas de campaña para vincular directamente a su contrincante con Cristina Fernández de Kirchner. "El kirchnerismo apoya a Schiaretti, hasta Aníbal Fernández. Ante tanto silencio y tanta verdad oculta, sería bueno que hable y le diga a los cordobeses qué hará si CFK termina siendo la candidata del PJ. Yo personalmente no tengo dudas: la apoyará, como lo hizo siempre", disparó desde su cuenta de Twitter. La decisión radical Una vez que Córdoba haya elegido gobernador, el foco de atención se trasladará a Paque Norte, donde el próximo 27 de mayo se realizará la Convención Nacional del radicalismo. La fecha se definió ayer, en la reunión del Comité Nacional, en Buenos Aires, que lideró Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y titular de la Unión Cívica Radical. "El radicalismo está en Cambiemos y sería muy bueno que no pierda ese apoyo. Hay que ver también si le ofrecen al radicalismo un lugar en la fórmula", comenta Neffa. "No sé si se puede definir ahí pero sería muy positivo porque afianzaría la relación del radicalismo con Cambiemos", acota. Para Norberto Sosa, en la convención del radicalismo se pueden habilitar tres escenarios: Que la UCR siga siendo socio del PRO en Cambiemos. Que rompa la sociedad que tienen y que apoye un candidato distinto, como Lavagna Que se declare libertad de conciencia y que definan que cada uno vote a quien quiera. "Se estima que el mejor escenario sería que siga la sociedad en Cambiemos. El escenario más complejo es que se decida romper la sociedad y optar por un candidato como Lavagna. De acuerdo a las expectativas, hoy luce más probable un escenario intermedio", analiza Sosa. Actualmente hay distintas líneas en la interna de la UCR. Por un lado, con Cornejo a la cabeza hay un sector que no quiere romper la alianza con el macrismo, aunque apunta a que el Presidente le ceda su lugar a la gobernadora María Eugenia Vidal si las encuestas no lo favorecen. Otro grupo con el vice segundo del Comité Nacional, Federico Storani, como referente y Ricardo Alfonsín, es más afín a un acercamiento del partido con la candidatura presidencial de Lavagna. En ese sentido, el miércoles último, durante un acto en la Feria del Libro, Alfonsín envió un claro mensaje para el resto de los radicales, muchos de los cuales lo escuchaban atentos en el auditorio. "No hay que ampliar Cambiemos, hay que armar un nuevo frente", definió, sin vueltas, el radical, quien luego deslizó una crítica directa a la política económica del Gobierno de Macri. "Hay otro adversario del radicalismo y de la ética de la solidaridad además del populismo. Es el capitalismo salvaje que se funda en la teoría neoliberal, que construye una subjetividad individualista con concepciones económicas, culturales y acerca de la política alejada de nuestros principios y valores", disparó. El líder radical dio más pistas sobre su idea de apostar por una tercera vía. "Hoy hay una mayoría de argentinos que no quiere que el próximo gobierno reproduzca las políticas que se aplicaron hasta el 2015 ni las que se aplicaron después del 2015. La política tiene la responsabilidad de construir una alternativa que le permita a esa mayoría expresar sus preferencias. Si no lo hace, será responsable de que la sociedad tenga que elegir entre dos alternativas que no considera las mejores". Luego aseguró que "la UCR tiene la llave para construir esa alternativa y debería tomar la decisión no de ampliar Cambiemos sino de construir un nuevo frente en el que, por supuesto, pueden estar algunos de los que están hoy en Cambiemos pero que tiene que contar con otros partidos políticos, como el socialismo, el GEN y sectores del peronismo que no estén asociados a la política que la sociedad no quiere repetir". Cómo se ve, todas las posibilidades están abiertas en la convención que reunirá a sus 347 integrantes y que, así como en 2015 prevaleció la postura de acompañar a Macri, esta vez deberá definir su reedita el acuerdo, lo rompe o negocia otras condiciones. La incógnita Lavagna Por último, y vinculado en gran medida con lo que suceda en la Convención, una parte del mercado pone sus fichas a lo que resuelva Roberto Lavagna respecto de su candidatura, que en las últimas semanas fue perdiendo peso en la intención de votos, según muestran las encuestas. "Lavagna tiene un grave problema, que es cómo acceder a una segunda vuelta. Es tanta la imagen negativa de Macri y de Cristina que a cualquiera de los dos les ganaría, y por bastante, pero el dilema es cómo llega al balotaje, algo muy difícil por ahora", explica Neffa. En realidad, lo que hace que inversores le pongan una ficha a Lavagna es producto de la desilusión que tienen respecto a Macri y lo ven como una alternativa fuerte para ganarle a Cristina Kirchner. Los mercados tienen un buen recuerdo del ex ministro de Economía, y a los cupones atados al PBI con los que logró convencer a muchos bonistas a entrar al canje de deuda. Hoy saben que en los planes de Lavagna no está la posibilidad de ir a un default, aunque sí renegociaría la deuda con el Fondo Monetario Internacional, algo que parece inevitable hasta para el propio Macri. Justamente la ex presidenta viene coqueteando con ser candidata, pero aún no anunció qué papel jugará en las próximas elecciones. "Si bien el mercado en parte descuenta que se presentará, en el momento en que haga efectiva su candidatura la noticia impactará en el mercado, y de manera negativa", sostiene el gerente financiero de un banco local. Por eso, cada señal que dé Cristina como otros futuros candidatos también tendrá un impacto directo en los mercados, principalmente en el precio de los bonos y del dólar, los más sensibles al factor electoral. El 13 de junio es la fecha límite para que se inscriban las alianzas y partidos para las PASO y luego, para el 22 de ese mismo mes se va a dilucidar el misterio de los candidatos. En ese momento, la liquidación de los exportadores comenzará a menguar y es muy probable que la presión sobre el dólar sea mayor. Cualquier ruido electoral que reavive la demanda obligará al Banco Central a usar su bala de plata y vender divisas para evitar una disparada, con un efecto negativo no sólo sobre la inflación sino directamente en las urnas. "Paralelamente a estos eventos, obviamente se seguirán mirando encuestas, donde la última medición de Isonomía recortó la diferencia que tenía a favor CFK, lo cual generó un impacto positivo en el mercado", sostiene Sosa, quien además analiza la convocatoria al diálogo que en los últimos días hizo el Gobierno. "El primer impacto en el mercado ha sido positivo porque quita cierta imagen de aislamiento del oficialismo. En segundo lugar, pone en la obligación de tomar posición a cada uno de los líderes de la oposición convocados, lo que trae consecuencias a nivel imagen ante la opinión pública", asegura. Faltan cinco meses para las elecciones y todavía el final es abierto. "La situación sigue definiéndose entre Cristina y Macri y la diferencia que hoy hay entre ellos es muy exigua, teniendo en cuenta que el porcentaje de indecisos es de entre 22 y 25 puntos", destaca Neffa. Los indecisos serán los que definan la balanza para un lado o para el otro, y paradojicamente lo que pase en los mercados en los próximos meses y su efecto sobre la economía será un factor determinante cuando vayan a votar. Por eso, cada señal será clave para que los inversores puedan anticiparse a las urnas y a la vez, el efecto que ellos de algún modo generen podrá tener impacto en las elecciones presidenciales.