Estamos tocando fondo
miércoles, 22 de agosto de 2018

Corrupción K Plata dulce Gasto público

Letal 'el Bigote' Acosta en su reflexión de una Argentina hipócrita, antes y ahora mismo: "(...) Creer, en estos días, que la corrupción es De VidoCéntrica o NéstorCéntrica es borrarle el ombligo al asunto. Estaba de antes y siguió. Claro que siguió. Cuando hablaban de clase empresaria prebendaria que vive de la teta del Estado estaban hablando de esto. Acaso lo sabían porque no hay radical y/o peronista que alguna vez no lo haya dicho. (...)".

Raúl 'Bigote' Acosta *






"Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo”.


Parado sobre agosto de 2018, y con buena parte del caminito personal recorrido, advierto que las cuestiones argentinas tienen materiales comunes al planeta y algunas sustancias específicas.


La matriz de corrupción estructural nos viene dada y la índole de la traición la señala cualquier cuerpo de fe y la describe, tipifica y resuelve cualquier texto legal. Por algo será. Es por nuestra índole.


Destaquemos que la misma corriente inmigratoria, que vino en la quinta sentina de un buque de morondanga, trajo gente a Uruguay y Argentina y la resultante no fue la misma. No es un caso aislado. Es un estudio que nos debemos. Un Baravalle, Mastrogiuseppe, Nastrocolla, Pietro Paolo, Durasno, Olivares, Centurión, Oviedo sólo dan muestras de un Registro Civil inexistente. Todos llegaron y así nos poblamos. Conozco un caso insuperable. Un Gambino llega a Córdoba. Otro a Nueva York. Algo nos diferenció. Allí está. El siglo XXI lo muestra. No todas las corrupciones son iguales.


Creer, en estos días, que la corrupción es De VidoCéntrica o NéstorCéntrica es borrarle el ombligo al asunto. Estaba de antes y siguió. Claro que siguió.


Cuando hablaban de clase empresaria prebendaria que vive de la teta del Estado estaban hablando de esto. Acaso lo sabían porque no hay radical y/o peronista que alguna vez no lo haya dicho.


Casi todos, cuando están lejos de las firmas que otorgan esos dineros a quien se quiera, se vuelven rápidamente puritanos y recitan a Weber y alquilan un disfraz simulando al Ejército de Salvación en prédica dominical de timbreo puerta por puerta.


Todos conocemos un caso de corrupción por fuera de “la princesita” y su corte del Jardín de las Delicias. Todos podemos contar de un pariente que se enriqueció demasiado rápidamente en una sociedad que se cae con la misma velocidad.


Hoy no parece sencillo (no lo será) escaparse de la calificación: clase empresarial corrupta. Clase política corrupta. Justicia corrupta (hay casos vencidos por desidia, otros olvidados) Se dice que sólo Dios (y Bergoglio es su delegado, dicen) y la CSJ de la Nación pueden marcar un punto de fuga, de quiebre, de stop. Se dice.


Va de suyo que las campañas del año que viene, sin Ley de Financiamiento de los Partidos Políticos aprobada por Legisladores que, para decirlo con la palabra exacta, se han hecho los boludos (tal como los Ejecutivos) sobre algo que todos ven terminará como imaginamos: la guita negra y mal habida pagará la sonrisa blanca de los afiches. Nota. Nota. Nota. Los oficialismos tienen ventajas de chequera que serán indescontables para las oposiciones. ¿No lo han visto?


Finalmente, el mensaje a los que han nacido desde el 1980 hacia acá, los nacidos con 'todo-digital' en la cabeza, no llegará por un discurso (nadie banca un discurso) sino por una plataforma múltiple donde está estudiado el perfil del ratón y en qué orden busca y lee y se interesa de qué…y con cuáles intenciones. Plata y poder en información que solo los dueños de las plataformas tienen. Algo han dejado que se sepa.


No es antipolítica. Es la libido en otros intereses. Ya suman el 39% del padrón nacional en un país que, desde Menem/Alfonsín, por idea de Duhalde, es distrito único, es decir “Unitario”.


Unitarioooooo. ¿Se oye?. Desde 1994 esto tiene un formato inatacable. 40 + 12 + 10 + 10. Provincia de Buenos Aires, Capital, Córdoba, Santa Fe. El 72%. Algunos giles de pañuelos verdes les pedían a los senadores comportamiento diferente. Já. Los feudos son eso: feudos.


El arte se adelanta a la vida real porque eso, el poder de ensoñarse, califica en otra dimensión. En la década del 1950, perteneciente a “los poetas del 50”, que contra el franquismo más duro escapaban por la poesía, Gabriel Celaya escribía un poema, un texto, un manifiesto que nos define.


La Poesía es un arma cargada de futuro

“Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia, fieramente existiendo, ciegamente afirmando, como un pulso que golpea las tinieblas; cuando se miran de frente los vertiginosos ojos claros de la muerte, se dicen las verdades: las bárbaras, terribles, amorosas crueldades. Se dicen los poemas que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados, piden ser, piden ritmo, piden ley para aquello que sienten excesivo. Con la velocidad del instinto, con el rayo del prodigio, como mágica evidencia, lo real se nos convierte en lo idéntico a sí mismo. Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica. Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo”.


Es eso, exactamente, estamos tocando el fondo.


En estos pagos, el hijo de un inmigrante maltratado, el mismo trágicamente maltratado, en el 1926 (el año madre de la literatura argentina, con primeras publicaciones de Manzi, Alvaro Yunque, Raúl González Tuñón, Güiraldes, Borges, Arlt, Cátulo a medias con su padre), Discépolo le ponía música a sus anuncios:


Qué Vachaché

“Piantá de aquí, no vuelvas en tu vida. Ya me tenés bien requeteamurada. No puedo más pasarla sin comida ni oírte así, decir tanta pavada. ¿No te das cuenta que sos un engrupido? ¿Te creés que al mundo lo vas a arreglar vos? ¡Si aquí, ni Dios rescata lo perdido! ¿Qué querés vos? ¡Hacé el favor! Lo que hace falta es empacar mucha moneda, vender el alma, rifar el corazón, tirar la poca decencia que te queda... Plata, plata, plata y plata otra vez... Así es posible que morfés todos los días, tengas amigos, casa, nombre...y lo que quieras vos. El verdadero amor se ahogó en la sopa: la panza es reina y el dinero Dios. ¿Pero no ves, gilito embanderado, que la razón la tiene el de más guita? ¿Que la honradez la venden al contado y a la moral la dan por moneditas ¿Que no hay ninguna verdad que se resista frente a dos pesos moneda nacional? Vos resultás, -haciendo el moralista-, un disfrazao...sin carnaval... ¡Tirate al río! ¡No embromés con tu conciencia! Sos un secante que no hace ni reír. Dame puchero, guardate la decencia... ¡Plata, plata y plata! ¡Yo quiero vivir! ¿Qué culpa tengo si has piyao la vida en serio? Pasás de otario, morfás aire y no tenés colchón... ¿Qué vachaché? ¡Hoy ya murió el criterio! Vale Jesús lo mismo que el ladrón...”






*Periodista, conductor radial y televisivo, poeta, dramaturgo y ensayista santafecino, afincado en Rosario.