Insiste CGT con frenar despidos (con guiño FMI)
miércoles, 04 de julio de 2018

La Pulseada por la Reducción del Déficit que Macri Comprometió con el organismo

El planteo, que naufragó en varias ocasiones en los debates entre la central obrera y el Gobierno, volvió en una conferencia que el triunvirato mantuvo con directivos del Fondo. Héctor Daer reveló que para el organismo el ajuste debería salir de “los que ganaron con la devaluación y tienen más recursos”.

Imagen: Héctor Daer y Christine Lagarde






Con el sorpresivo apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) la CGT insistirá ante el Gobierno con la implementación de una "salvaguarda al empleo" durante la vigencia del programa de ajuste acordado entre la administración de Mauricio Macri y el organismo multilateral de crédito. Lo anunció ayer Héctor Daer, miembro del triunvirato de la central, luego de la teleconferencia que mantuvieron los tres líderes y dirigentes de la CTA con funcionarios del Fondo.


El planteo sindical, que hasta ahora había sido rechazado por el Ejecutivo, recibió el aval de Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, y del italiano Roberto Cardarelli, encargado del caso argentino. "En la charla con el Fondo quedó claro que tenemos que buscar esa salvaguarda", explicó Daer en una entrevista con radio Cooperativa. De la conferencia participaron los dos triunviros restantes, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, el líder del gremio de la construcción (Uocra), Gerardo Martínez, y por separado el economista de la CTA Claudio Lozano.


Los mecanismos para poner un freno a los despidos son una discusión recurrente entre el Gobierno y el sindicalismo tradicional, pero hasta ahora no dieron resultados. Una ley sancionada por el Congreso en abril de 2016 (cuando arreciaban las cesantías en el sector público y las empresas aprovechaban para hacer lo propio) fue vetada por Macri, que en su reemplazo promovió un acuerdo voluntario con las cámaras patronales que no tuvo repercusión alguna y que intentó repetir, sin éxito tampoco, en noviembre de ese año.


Antes del paro del 25 de junio, la CGT había presentado un pliego de demandas para no concretarlo entre las que se destacaba una prohibición de los despidos por seis meses que el Gobierno rechazó. El triunvirato aprovechó el contacto con el FMI que organizó la Central Sindical Internacional (CSI) a partir de una gestión de Martínez para retomar el planteo de la salvaguarda y lo expondrá una vez más cuando la delegación del organismo viaje a la Argentina.


Lozano, en cambio, interpretó que "no hubo tal salvaguarda planteada en la teleconferencia sino sólo sobre el gasto social en asignaciones". "De hecho, todo el gasto social que no son asignaciones familiares ni universales, como las jubilaciones y pensiones por discapacidad, las no contributivas y el gasto en infraestructura social caerá 40% en tres años durante el acuerdo con el FMI", aclaró. El triunviro de CGT, sin embargo, insistió ante la consulta de este diario que de la charla con los directivos "quedó claro que esa posibilidad hay que explorarla".


"Nos dicen que el ajuste debe hacerse sobre los que tienen más recursos", apuntó Daer sobre la posición del Fondo. En esa línea, aseguró que tanto Werner como Cardarelli evitaron señalar sobre qué sectores debería recaer el ajuste implícito en el acuerdo con el organismo y que en cambio afirmaron que los recursos deberían salir de "los que se beneficiaron con la devaluación". También dijo que los funcionarios destacaron que la actual administración "heredó un país sin deuda" y que "ahora hablan de un alto y grave endeudamiento" por parte de la actual gestión.


En tanto, Daer se refirió al paro nacional de la CGT y destacó su contundencia a la que relacionó con "la movilización de los trabajadores y el acompañamiento de toda la sociedad" incluso por encima de la capacidad propia de los sindicatos de promover su acatamiento. "Minimizar el reclamo por parte del Gobierno sería bastante suicida", advirtió el dirigente, que de paso reclamó "la reapertura de absolutamente todas las paritarias" para ajustarlas al valor real de la inflación acumulada.


Sobre las reformas laborales que el Gobierno prometió reimpulsar en el Congreso, Daer aclaró que la CGT recibió "el acompañamiento más que importante del bloque mayoritario del Senado a favor de no permitir que se apruebe ninguna ley que perjudique a los trabajadores". Se refirió, puntualmente, a la baja en las indemnizaciones y a la creación de fondos de cese laboral similares a los que rigen en la construcción.