Mensajes Agresivos y sus Consecuencias
viernes, 15 de junio de 2018

La Confianza es una Herramienta Vital de la Comunicación

Se logra a través del tiempo, el cual dependerá tanto de las Palabras como de las Acciones y Gestos. Estos últimos son esenciales y se erigen como el Elemento Mayoritario de los Mensajes y, por lo tanto, de la Comunicación en sí. Dicho esto desde la Teoría. Ahora bien, cuando se elige una manera o Modelo de Comunicación que subestima a las Personas a las que van dirigidos los Mensajes, la Consecuencia inevitable, además de ser total y absolutamente perjudicilaes, es la Pérdida de Confianza… y esa Herramienta de Gestión pasa a ser Irrecuperable.

“En mi país, que tristeza, la pobreza y el rencor” +

Omar Lillardo Alonso *







Dadas las circunstancias actuales, que vivimos y sufrimos en nuestro País, puede pensarse que la referencia es solo al gobierno nacional, que ha lesionado - profunda y seriamente - su relación con el Pueblo a partir acordar con el FMI (Fondo Monetario Internacional), e insistir reiterando recetas ya conocidas, que son nocivas y por tal motivo forman parte de dolorosas experiencias sociales. La última con un alto costo en Vidas que es imposible olvidar. Sin embargo, lamentablemente, se observa con asiduidad en las provincias y municipios y comunas.


Hasta ahora y sin ningún cambio a la vista, las gestiones de la administración pública y privada transitan andariveles rayanos con el absoluto y total desconocimiento de la realidad que afecta a cada Persona, Empresa PyME o Comercio. Ocurre que son muchos, muy llamativos y recurrentes, los hechos donde se avasalla el Sentido Común hasta el Hartazgo de saturar la capacidad de absorción de acciones tan rayanas con lo delictivo. Expresado así parece excesivo, pero no lo es.


Muchas de las Personas afectadas vinculan estas acciones con el desmedido afán de recaudar. Otros con la Incapacidad y/o desconocimiento y algunas las relacionan con la apatía que acompaña y agiganta la Burocracia. Sin perder de vista que todo esto ocurre también en el ámbito privado, aunque en menor medida.


Para ubicarnos y comprender el porqué del Hartazgo mencionado, vale recordar que esto no ocurre ahora sino que viene sucediendo desde hace más de 50 años, lo cual configura una sumatoria de errores y horrores demasiado agigantada - al ser alimentada por todos los actores socioeconómicos, políticos y sindicales (donde no se puede soslayar ni dejar de incluir a los empresarios, que también forman asociaciones gremiales) – conformando un conjunto dirigencial que nos ha llevado, una y otra vez, por caminos tortuosos cuyo costo ha sido cargado y recargado sobre las espaldas del Pueblo.


Recuerdo el estribillo de un tema de Divididos Que ves

¿Qué ves? ¿Qué ves cuando me ves?

Cuando la mentira es la verdad


Estas son las razones que han erosionado los débiles cimientos de la Confianza Social la cual, ante la rigidez en la toma de decisiones y la ausencia total de asimilar las consecuencias - que sufren y soportan muchas Personas - que la realidad cotidiana muestra como un despropósito, impide el cumplimiento de esos compromisos asumidos, en especial por nuestros Adultos Mayores y nuestros Pobres, generando una masiva corriente de decepción hacia quienes prometieron, no cumplieron e hicieron todo lo contrario – además de consolidar un concepto previo, de muchos años, de la Ausencia del Estado y la absoluta desprotección por parte de las Instituciones que lo representan.


Para retomar aquel breve lapso, que comenzara luego de ver pasar cinco presidentes en pocos días, que nos permitió revertir una situación casi terminal y que fue encauzada por el conjunto de dirigentes y ciudadanos que, al advertir la gravedad de la situación, decidimos y pusimos en marcha una actitud que ha desaparecido: la del Compromiso Social que, gráficamente, se consolidó desde el Respeto por el otro/los demás y así tuvimos esos pocos años de despegue y tranquilidad.


Han pasado casi diecisiete (17) años y volvemos a repetir la misma mala experiencia.


Lo primero que surge en el Pensamiento es: volver a ese impulso que nos sacó del fondo, uno de los más profundos de nuestra historia. Para que eso ocurra, en un marco real y concreto de Institucionalidad, es necesario Exigir, ya no alcanza con pedir de manera formal, un Verdadero Consenso Social que nos permita delinear, diseñar y poner en marcha Políticas Públicas Consensuadas que nos permitan Vivir con Dignidad, sin que ninguna Persona advenediza pretenda constituirse un Fundacional y termine Fundiendo al País… algo que hemos visto y ya sabemos: pagamos todos y no solo económicamente sino, trágicamente, con Vidas.


+ Adagio En Mí País, Alfredo Zitarrosa


* Omar Lillardo Alonso

Comunicador Social, Escritor

http://omarlillardo-autoresomar.blogspot.com.ar/