¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




93171Nº de Visitas: 5.766.961


Contacto E&N



  



Todo lo que siempre quisiste saber sobre los miedos inflacionarios PDF Imprimir E-Mail
martes, 16 de octubre de 2018

… y nunca te atreviste a preguntar

Para quienes se acercan a la jubilación esto es muy importante, ya que el patrimonio de muchas personas planeando el retiro ha pasado por varios años de tasas excepcionalmente bajas. Pero hoy los ahorristas – no sólo de Estados Unidos, sino de cualquier persona en el mundo quiera aprovechar este mercado - están comenzando a tener más opciones.

Zach Scheidt *







Pensando un poco en el balance de la comida y la dieta es que me puse a pensar en el marco dentro del cual se encuentra el mercado bursátil en el día de hoy.


Resulta que en Estados Unidos estamos comenzando a ver algunas señales de inflación. Y como suele suceder con casi todo en este mundo, si seguimos lo que dicen los grandes medios nos vamos a equivocar.


La inflación es mala”, es la idea general. Así, sin matices.


Eso provoca que buena parte de los consumidores se vayan haciendo la idea de que esto es el “comienzo del fin” en lo que refiere al actual mercado alcista que tantas alegrías nos ha dado.


Ya puedo escuchar a los pesimistas…


Si hay más inflación, la Fed incrementarás las tasas de interés. ¡Eso es malo!”


La inflación acabó con economías como la de Zimbabue. ¡Pronto ni siquiera podremos comprar comida!”


Frases como esas son como decir “mi tío que sufría de sobrepeso murió de un ataque al corazón, así que no comeré nunca más”.


Y toda pintura tiene matices en sus colores.


Por esto quiero que hoy le demos un vistazo al mercado en general, prestándole especial atención al balance de éste y cómo este balance en realidad es una señal de condiciones económicas muy saludables…


Probablemente en algún momento de la vida económica de tu país conociste el lado feo de la inflación (para los argentinos, no hay dudas), tal como muchas personas han conocido el lado feo de las azúcares.


Si la inflación llega a niveles demasiado altos, le dificulta a la gente pagar por los artículos que necesitan compran, y esto genera estrés y dificultades para la planificación del propio presupuesto.


Incluso se puede llegar a casos extremos como el de Zimbabue hace un par de años, en el que necesitabas una caja llena de billetes para comprar una rodaja de pan.


Ahora bien, eso claramente no es para nada saludable. Sin embargo, ese no es el tipo de inflación que Estados Unidos está experimentando.


Y eso debería importarte, porque si quieres aprovechar las bondades del mercado, es deberías seguir la evolución de esta clase de indicadores.


Bueno, en el caso de Estados Unidos hoy, creo que una cantidad razonable de inflación puede ser muy positiva.


Por ejemplo, la inflación puede hacerle la vida más fácil a las personas con deudas. Además, puede ser beneficiosa para los trabajadores cuyos salarios actualmente están aumentando como correlato del aumento de los precios. Y como verás en un momento, también puede darle muchas ventajas a los ahorristas.


1. Deudas

Empecemos hablando de lo que le ocurre a aquellos que tienen deudas.


Para el que tenga alguna responsabilidad de pago, un aumento en la inflación le hace mucho más fácil pagar el dinero que debe. La razón es que, en un contexto inflacionario, el valor de cada dólar cae un poco. Con el paso del tiempo, ese declive en cada dólar se traduce en una deuda más baja.


2. Mayores salarios

Asimismo, la inflación se relaciona con salarios más altos para los trabajadores.


Por ejemplo, si la mayoría de los empleados de la economía recibe aumentos en sus salarios, es cierto que las compañías reportarán una inflación más alta en su ítem del costo salarial. Pero al mismo tiempo eso da más capacidad de gasto al consumidor, y los precios de los bienes y servicios pueden subir en consecuecia, alimentando el ciclo de forma virtuosa.


Bien manejado, esto no es algo totalmente malo, sino que el reflejo de una economía en crecimiento.


De hecho, es irónico pensar que hace solo dos años, los economistas estaban preocupados de que no había suficiente inflación y que esto podría marcar el fin del actual mercado alcista.


3. Tasas de interés

Otro efecto de la inflación es la probabilidad de mayores tasas de interés para evitar que se escape.


La Fed observa muy de cerca las estadísticas de inflación, y si ve que los precios están escalando, responderá por medio de las tasas.


La idea aquí es darle a los ahorristas un incentivo para mantener su dinero guardado en vez de gastarlo de una vez. Y si la gente deja su capital en cuentas de ahorros u otras inversiones con intereses, significa que ese dinero no se usará en bienes. Eso evitaría que los precios crezcan demasiado rápido.


¡Es como un ecosistema económico gigante!


Ahora bien, ¿recuerdas que dije que la inflación también es buena para los ahorristas? Bueno, resulta que las tasas de interés más altas están pensadas específicamente para los ahorristas, ya que les ayudan a generar más ingresos a partir del dinero que han venido acumulando en el pasado.


Para quienes se acercan a la jubilación esto es sumamente importante, ya que el patrimonio de muchas personas planeando el retiro ha pasado por varios años de tasas excepcionalmente bajas. Pero hoy los ahorristas –no sólo de Estadoa Unidos, sino de cualquier persona en el mundo quiera aprovechar este mercado- están comenzando a tener más opciones a su disposición a la hora de usar el dinero que acumularon.


Y eso es algo bueno.


Así que la próxima vez que pongas las noticias financieras y veas titulares sobre la inflación asustando a los mercados, recuerda que este fenómeno no es la amenaza terrorífica de la que hablan los reportajes.


Al contrario, gran parte de la inflación que Estados Unidos ve hoy en día en realidad es buena para el dinero que puedas tener invertido en este país, que siempre es una buena forma de seguro contra lo que pueda pasar en el tuyo.


Por más ingresos.



* Zach Scheidt, para El Inversor Diario desde Atlanta, Georgia

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 


























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.