¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




93171Nº de Visitas: 4.914.451


Contacto E&N



  



La Ausencia del Estado se percibe a través de Instituciones que no funcionan PDF Imprimir E-Mail
viernes, 28 de septiembre de 2018

La Confianza, otra vez, forma parte de la Deuda Moral del actual gobierno y de todo el arco político

Toda vez que un gobierno, en la Argentina, se ha erigido como ‘Fundador’ del País, termina ‘Fundiéndolo’, mediante acciones - supuestamente Políticas Públicas – que, notoriamente, conllevan resultados y consecuencias total y absolutamente contrarias a las declamaciones con las que, pomposamente, fueron presentadas. Esto ocurre cíclicamente y terminan en Crisis, que no solo son insoportables para el Pueblo - por la imposición de tener que pagar todas las ‘Fiestas’ de los políticos - sino que impiden pensar a Futuro. En la actualidad, con muchísimo dolor, angustia y tristeza, se repite la misma patraña, con el agregado de sentir, una vez más, que se ha entregado la Patria y desmerecida su Historia, sus Valores y el Ser Argentino.

Omar Lillardo Alonso *






Uno de los errores reiterados es la ‘Destruccióndel aparato productivo nacional, del mismo modo que ocurre con el Sistema Educativo, la Salud, la Ciencia e Investigación. Elementos ‘Esenciales’ para el Desarrollo del País y de las Personas quienes, sin ningún tipo de dudas, están siendo Desestimadas’ y ‘Descartadaspor la inacción del gobierno nacional y la ausencia total de un arco opositor responsable que ponga el foco en la Gente y no solo en el ‘Economía Financiera’ que, dicho por el propio presidente, es lo único importante para él y su gobierno.


Este tipo de ‘acciones de gobierno’ comenzaron a verse en la última dictadura militar, se plasmaron en el gobierno de Carlos Menem, sin ningún atisbo de cambio en el gobierno de De la Rua y culmina con esta ‘brutal intervención’ contra el Pueblo y la Nación Argentina del actual presidente Mauricio Macri.


Es verdad que, en el fondo, se trata de un tema político económico social. Mi enfoque se remite solo al tema de la Comunicación que, hasta aquí y sin ponerse colorados ni asumir errores y horrores, los funcionarios nos hablan como cronistas que describen un lugar y situaciones que no tienen ninguna relación con nuestra realidad cotidiana, donde nuestra gente más humilde la está pasando muy mal, muchos padeciendo Hambre en un País que produce alimentos para 400.000.000 (cuatrocientos millones) de Personas. Esto, en su misma enunciación, remite a una Barbarie inconcebible.


Los economistas, de todas las expresiones de la materia, señalan que el 80 % del PBI argentino lo aporta el Mercado Interno: el Espacio que este gobierno ha destruido y destruye con cada acción que toma… mientras se entrega a las ‘mieles’ y ‘palmadas’ de los de afuera quienes, lógicamente, ven la oportunidad de adueñarse de los recursos – abundantes – de nuestro bendito suelo.


La pregunta es ¿hasta cuándo? ¿qué más debe pasar para que el Pueblo exija ser tenido en cuenta?


La Respuesta la tiene el Pueblo


Lo único que pido es que no volvamos al pasado reciente del 2001. Fue un momento muy doloroso y extremadamente costoso en Vidas. Por eso es imprescindible que, cualquier actitud y acción popular sea Pacífica y en Silencio, que es mucho más Potente que un grito.



No para pedir la interrupción de un período de gobierno, sino para exigir un cambio real y rotundo en las ‘Políticas Públicas’ que, sin ningún tipo de dudas, deben ser consensuadas con todos los sectores productivos, sociales y partidarios, para debatir y consensuar las acciones del Presente, con la Memoria puesta en los Errores del Pasado y la Mirada hacia un Futuro que nos contemple a todos: con Soberanía de Estado, Independencia Económica, Justicia Social, Libre Expresión y Respeto por el Otro/los Demás.



* Omar Lillardo Alonso

Comunicador Social, Escritor

http://omarlillardo-autoresomar.blogspot.com.ar/

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 


























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.