¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




71Nº de Visitas: 4.807.925


Contacto E&N



  



Momento de decisión, porque se repiten los ciclos PDF Imprimir E-Mail
viernes, 27 de octubre de 2017

Terminado el proceso eleccionario, conociendo los resultados, viendo las reacciones, es momento de tomar decisiones.

Claudio Zuchovicki *





Soy de los que cree que un ahorrista se convierte en un inversor en la economía real, cuando percibe dos situaciones: la primera, ganar plata; la segunda, sentir que la plata que gana es suya y puede disponer de ella. Eso se llama seguridad jurídica.


Estoy seguro que con los resultados de las elecciones la segunda condición es más cierta y favorable, vamos a una economía más pro mercado, más pro respeto de la propiedad privada.


Con la primera condición me quedan más dudas. Percibo que hoy generar renta es complicado, con este costo argentino. Entre impuestos, tasas de interés para financiar, más el costo del riesgo laboral se hace muy difícil hoy ser rentable.


El resultado de las elecciones alentó a los mercados a creer que el Gobierno ahora si tiene el poder para lograr los cambios necesarios para bajar ese costo. ¿lo hará o pensará solo en el 2019?


El mercado con los precios de los bonos y acciones voto que si, lo va hacer, o sea que pagó a cuenta, y si el tiempo pasa se va a poner impaciente. Por eso, creo que no tiene mucho tiempo, aunque la implementación sea gradual, la decisión tiene que ser firme.


Hay momentos en la vida en que uno tiene que tomar decisiones y esperar para hacerlo puede llegar a ser peor que, incluso, tomar una decisión equivocada.


Nassim Taleb, un matemático con lindas historias financieras, cuenta que hay probabilidades que son ciertas. Por ejemplo, la probabilidad de morirse aumenta con el tiempo, en la medida que este pasa es más probable que suceda.


Pero hay otras que tienen un pico y que si no suceden ahí es poco probable que vuelva a suceder. Por ejemplo, que, si el PAPA estadísticamente tarda seis semanas en contestar una carta, y yo le escribí una hace cinco semanas, estoy en punto máximo de mi expectativa, si quieren por dos semanas más. Pero si a la semana 8,9, 10 o al año todavía no me contestó, es muy tonto de mi parte si sigo esperando.


Por eso esta nota se llama "momento de decisión", porque creo que es la oportunidad de que pasen cosas importantes.


Pero la segunda parte del título dice –justifico– que los ciclos se repiten y con esto quiero homenajear al gran Carlos Fontana, ya no está físicamente con nosotros, pero nos dejó sus enseñanzas. Una de ellas fue siempre respetar los ciclos socioeconómicos.


Todos tenemos ciclos buenos donde todo sale bien pero también de los otros. Esas rachas malas que parecen no terminar nunca pero un día casi imprevistamente terminan, y no solo terminan, sino que empieza otra etapa brillante de esas que nunca esperábamos.


Como mi idioma es el de los mercados utilizaré el siguiente proceso para manifestarlo. La teoría de ciclos describe cinco etapas. Lo bueno es identificarlas para manejar mejor las inversiones:


Etapa 1: Cuando una crisis empieza a manifestarse la mayoría arranca negando la misma. Uno la niega porque no la ve, simplemente porque viene de vivir una buena época, y esto nos pone algo soberbios o porque nos está yendo bien uno tiende a subestimar los riesgos. En términos de mercados empieza la baja con mucho volumen. Uno tiende a confundir una mala inversión con un error de valuación del resto de los operadores, y se engaña pensando en ya va a subir, que está vendiendo alguien obligado que no entiende nada, etc. Cuando escuchas estas excusas VENDE; si niegan el problema no lo están viendo, menos pensar en que entonces cambien las circunstancias.


Etapa 2. La segunda etapa es el enojo: Con la tendencia definida a la baja, el inversor se enoja y busca culpables: el asesor, el regulador, el gobierno, la oposición, mi pareja, mis padres etc. Si escuchas estas excusas, siga vendiendo. El mercado está más lejos de una solución si solo busca a quien echar la culpa. En esta etapa el vendedor llama para vender, no se apure, es más, si puede no atienda.


Etapa 3. La tercera etapa es la depresión. Aquí uno se va al otro extremo. Asume la culpa de todo, se angustia y termina vendiendo a precios ilógicos solo porque está cansado de perder. Aquí es el momento ideal para comprar. El vendedor vende en función del pasado y no del futuro. Es increíble de cómo en dos años de sentirse los mejores y dar vueltas por el mundo como un nuevo rico, pasa a sentirse el peor y que todos tienen razón menos uno. En esta etapa el vendedor llama para vender, usted atienda y compre, no hay necesidad de pelear el precio, el vendedor solo quiere salir.


Etapa 4. La cuarta etapa es la aceptación. Cuando uno asume su nueva realidad y patrimonio es cuando empieza a mirar más para adelante que para atrás. Como toda comparación con el pasado es buena, van mejorando los ánimos. Aquí compre más y rápido, llame usted al vendedor. Es cuando empieza la suba en serio. El optimismo queda bien y trae resultados. Vende el que viene ganando de antes y luego se arrepiente porque siente que se queda afuera y recompra más caro.


Etapa 5. La quinta es la euforia, al límite de la soberbia. Aquí uno se empieza a sentir un ganador, la crisis queda lejos, se ve superada y se sobrepondera la actuación de uno por encima del contexto. El paso del tiempo hace olvidar o subestimar el pasado. Aquí es momento de especular, los precios pueden mejorar más pero estamos cerca de los máximos, es probable que compradores rezagados lo llamen, atienda y póngales su precio de venta. Los ciclos siempre se repiten, solo que ahora cada vez más rápido.


Determine usted amigo lector en qué etapa estamos.




* Asesor Financiero


El Punto de Equilibrio

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 




























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.