¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




71Nº de Visitas: 4.809.482


Contacto E&N



  



La holgada producción mundial no aliviana a los cereales PDF Imprimir E-Mail
martes, 17 de octubre de 2017

El panorama del maíz y el trigo a nivel mundial se plantea bajista. A pesar de esto el precio del maíz el jueves marcó una recuperación respecto de las últimas sesiones a raíz del spread que mantiene con la soja. El mercado local se hizo eco de las variaciones en la plaza de Chicago y los cereales se fortalecieron en relación a la oleaginosa.

Fedrico Di Yenno y Emilce Terré *





El panorama del maíz bajista solamente sostenido por la fortaleza de la soja

El día jueves el USDA relevó sus estimaciones de producción de maíz en los Estados Unidos para la cosecha 17/18 que se está desarrollando al momento. En este mercado en particular, los analistas en promedio no se esperaban una fuerte corrección de los rendimientos.


De la misma manera que en el caso de la oleaginosa, las estimaciones del mercado quedaron muy por detrás a los números que terminaría por divulgar el organismo agrícola estadounidense. Los rendimientos reportados por el USDA para Estados Unidos fueron revisados al alza para gran cantidad de estados productores. Mejores reportes de cosecha junto con estimaciones al alza individuales en dichos estados impulsaron al alza la estimación de rendimiento promedio del maíz estadounidense en 1 qq/ha a un total de 107,8 qq/ha. A pesar de los vaivenes climáticos en esta campaña y las expectativas de rendimientos menoscabados por la sequía que atravesaron algunos estados, este resultado en rindes sería el segundo mejor en la historia de los Estados Unidos según datos del USDA. Con el aumento estimado de la cosecha en casi 2,5 millones de toneladas la cosecha 17/18 de EE.UU. pasaría a ser la segunda mayor de la historia en su haber (362,73 Mt).


Este dato de aumento en la producción esperada en Estados Unidos debería haberse sentido como un factor bajista en el mercado del cereal. El precio del maíz en la plaza norteamericana de Chicago no recibió un fuerte embate bajista debido a la correlación que mantiene con el precio de la oleaginosa. A pesar de la “relación precio directa” que poseen ambos forrajes, la soja en la plaza de Chicago terminó subiendo un 2,8 % mientras que el maíz lo hizo en menos de un 1 % finalizado el día jueves. Esto implica una profundización de la diferencia de precios entre ambos granos a favor de la soja, por lo menos en el mercado norteamericano. La diferencia entre el precio de la soja y el maíz en los contratos de futuros de Chicago se sigue sintiendo a nivel local.


En el electrónico del MATba, desde mediados de agosto el precio de la soja con entrega a mayo no ha parado de subir acumulando una suba de 20 US$. Por su parte el precio del maíz ha permanecido casi invariable disminuyendo 2 US$/tn.



El trigo lidera las bajas

La mirada del balance del trigo recae a nivel mundial. Por mucho tiempo se viene hablando de una súper oferta a nivel mundial del cereal que inunda los mercados siendo el principal driver que inclina los precios hacia abajo, pese a que inicialmente se temía que el output global sufriese en la nueva campaña por menores incentivos para el productor.


Finalmente, el USDA publicó ayer estimaciones de oferta total a nivel mundial por 1.000 millones de toneladas para la nueva campaña 2017/18 (Stock inicial más producción), un máximo histórico para el mundo. El empleo total, con 738 millones de toneladas caería en cambio por debajo de lo que se consumió la campaña previa, dando lugar a un incremento de stocks finales. Como resultado, el ratio stock/consumo aumentaría a 35,7%, el porcentaje más alto en lo que va del Siglo XXI.



En el mercado local los precios del trigo detuvieron el impulso alcista que habían comenzado desde el mes de septiembre, y al día jueves cerraron en niveles estables respecto a la semana previa con una referencia de la CAC de $ 2.950/t.


El relativo sostén que tiene el trigo argentino viene especialmente de las dificultades que enfrenta su producción frente a una demanda que se avizora vigorosa para la nueva campaña. Según GEA, al output 2017/18 ya debe descontársele un millón de toneladas en relación al obtenido el ciclo previo ya que si bien el área sembrada aumentó en 100.000 hectáreas, las lluvias no dieron tregua descontando quintales de rendimiento.


BCR – * Informativo Semanal N° Edición 1829 - AÑO XXXV - 13 de octubre de 2017

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 




























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.