¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




93171Nº de Visitas: 4.869.362

Contacto E&N



  



El Estado compensa la baja del empleo privado PDF Imprimir E-Mail
domingo, 16 de octubre de 2016

Datos del Ministerio de Trabajo. Un equilibrio inestable

El mercado de trabajo llega a 18 millones de personas. El sector público compensa el estancamiento del empleo en los privados. La caída en la demanda de empleo privado es consecuencia del estancamiento de la producción.





La fuerza laboral total o población activa se compone de 6,1 millones de empleados privados formales, 3,4 millones de empleos públicos (incluye Poder Judicial, Legislativo y docentes), 1,5 millones de monotributistas y más de medio millón de autónomos formales. Además hay 4,5 millones de puestos de trabajo “en negro” y 1,5 millones de desocupados. En total, casi 18 millones de personas.


Según el Ministerio de Trabajo, en el último año el nivel del empleo formal o “en blanco” se mantuvo casi sin cambios en torno de los 9,6 millones de personas. Pero mientras el empleo privado tuvo una baja de 90.000 puestos, el sector público los incrementó en 80.000. De la creación de puestos en la administración pública, el mayor incremento se dio en los municipios: 3,3% (14.000 empleos).


De los 3.458.448 empleos, que incluye al Poder Judicial, Poder Legislativo y docentes, el empleo nacional comprende a 739.097 personas, el provincial a 2.277.662 y el municipal a 441.689.


Por su parte, la caída del empleo privado se explica en gran medida por la recesión, que se fue profundizando en los últimos meses, que afectó en especial a la construcción y a la industria. Con relación a un año atrás, Trabajo dice que “la dinámica contractiva se concentró en los siguientes sectores: construcción (-62.400 trabajadores), industria manufacturera (-34.500), actividades empresariales, inmobiliarias y de alquiler (-12.000) y agricultura y ganadería (-6.900)”. En tanto, incrementaron sus dotaciones el comercio (+9.600), servicios sociales y de salud (+ 9.500), y enseñanza (+ 6.800).


El secretario de Acción Social de la CGT, Jorge Sola, reconoce que “la generación de empleo genuino tiene una retracción que data de tres años, período en el que no se generó trabajo en consonancia con el ingreso de nuevos actores a la población económicamente activa. Aun así, se mantuvieron e incrementaron las fuentes de trabajo en negro (4 de cada 10 trabajadores en esta situación) y se multiplicaron los casos de fraude laboral a través de la contratación de trabajadores monotributistas en desmedro de su incorporación a planta permanente de muchas empresas”.


Sola agrega que “la apertura de importaciones producida a principios de este año afectó a las Pymes en forma importante por no poder competir en precio final en una clara situación de dumping económico y social sobre todo con productos de origen asiático. Eso se traslada a la suspensión y despido de trabajadores por caída de la productividad. Los sectores más afectados son los de las industrias metalmecánica, textil, del calzado y manufactureras. También se nota una retracción de empleos en servicios económicos y financieros (bancarios y seguros)”.


Para el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, apenas el 43% de la población activa (7,3 millones sobre 17 millones de trabajadores) tiene un empleo pleno. El resto, el 57% de la población en condiciones de trabajar, está afectado por distintos niveles de precariedad laboral o directamente por el desempleo.


El estudio dice que “en términos generales, el balance 2010-2015 resulta positivo solo en la disminución del desempleo abierto” porque “solo 4 de cada 10 trabajadores activos mantuvieron un trabajo con características de calidad, 3 de cada 10 se resignaron a un empleo precario y, como consecuencia de la baja en la calidad del empleo y del incremento de las políticas implementadas por el Gobierno, aumentó el subempleo inestable”.


Este segmento abarca a ocupados en actividades de escasa remuneración y/o alta inestabilidad, así como beneficiarios de políticas de empleo que realizan alguna contraprestación laboral, quienes pasaron de representar el 9,2% en 2010 al 15,6% en 2015. La desigualdad en la distribución del ingreso siguió en ascenso.


Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina, coincide en que “en los últimos años el empleo público fue el más dinámico porque creció por encima del aumento de la fuerza laboral. En cambio, la creación de puestos de trabajo en el sector privado creció por debajo del aumento de la fuerza laboral”.


No obstante, agrega que “la caída del ingreso familiar producto del deterioro del salario real de los jefes de familias (reducción de horas extras, suspensiones y aceleración de la inflación) potenció la suba del desempleo ya que familiares tuvieron que salir a buscar empleo ante la caída del ingreso real de los hogares. Las cifras de desempleo de la CABA muestra que entre el segundo trimestre de 2016 y el mismo período de 2015 trepó fuerte el desempleo principalmente por el aumento de la participación en el mercado laboral, ya que personas que no participaban activamente del mercado laboral tuvieron que salir a buscar empleo.


Hacia adelante, Sigaut Gravina dice que “producto del elevado déficit fiscal, no prevemos que el empleo público aumente por encima del incremento de la fuerza laboral. En consecuencia, la apuesta para bajar el desempleo durante el mandato de Mauricio Macri se basa en la creación de empleo en el sector privado. Y para crear puestos de trabajo en el ámbito privado se necesita que las firmas tengan rentabilidad e inviertan en expandir su producción”.


Asegura que “sin embargo, la apuesta por la ‘lluvia de inversiones productivas’ promovida por el Gobierno sigue sin concretarse. Sí hubo muchas inversiones financieras”. Y concluye que “en nuestro país, se necesita crear 200.000 puestos de trabajo netos por año para mantener la tasa de desempleo estable”.




* Periodista y Licenciado en Economía

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 


























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.