¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí



 




1Nº de Visitas: 4.745.318

Contacto E&N



  



¿Cómo elijo la computadora para mi hogar y mi oficina? PDF Imprimir E-Mail
martes, 12 de mayo de 2009

¿Cuáles son los elementos del hardware que deben tomarse en cuenta a la hora de la elección de una PC o de una notebook? ¿Cómo afectan las nuevas aplicaciones multimedia, como el video de alta definición, las configuraciones de los equipos?

 

Por José Luis Fernandez*


Pocas compras son hoy en día tan problemáticas como las de tecnología. Parece paradójico, pero teniendo una enorme variedad de marcas y productos de donde elegir, un infinito suministro de folletos, pruebas, comparativas y especificaciones técnicas detalladas (hoy en día, Internet pareciera tener respuesta para todo), el resultado es que uno se siente abrumado por ese torrente de denominaciones de Ghz, Gigabytes, nanómetros y nombres claves que parecen sacados de la película Misión Imposible III… Entonces, si no somos especialistas en el tema, ¿qué hacemos?

 

¿Pedimos ayuda, no? Y lo que viene es una pregunta para la que tampoco se está preparado: ¿Qué uso le va a dar al equipo? Que incluye respuestas varias como “Aplicativos básicos de oficina, navegar, chatear”, o como la siguiente: “Mis dos hijos están en edad escolar y necesitamos una computadora en casa”. Y así terminamos comparando un disco de 160Gb contra uno de 200Gb, o una pantalla de 14” contra una de 15.4”, perdiendo de vista el que debería ser el objetivo fundamental: lograr una experiencia de uso satisfactoria.

 

Porque la realidad es que los aplicativos de oficina se necesitan, claro, pero los necesita todos a la vez, corriendo junto al antivirus, el firewall, el mensajero con diez ventanas abiertas, y el reproductor de audio pasando su tema favorito. Una vez que se entusiasma con Internet, ya no lee secuencialmente: tiene dos, tres o más paginas abiertas a la vez. Y chatear ya no es lo que era antes, ya que los dedos sobre el teclado pueden dar paso a una videoconferencia con sólo un clic. ¿Será su equipo capaz de superar este desafío? Y hay más: hay cosas que definitivamente querrá hacer con su nueva computadora que no tenía pensada, como usarla para ver su película o serie favorita. ¿Qué tal si pudiera conectar su computadora a un LCD-TV y verlo en alta definición?

 

Ya sea un profesional, un estudiante o un usuario hogareño, cualquiera de ellos necesita usar múltiples aplicaciones a la vez, quiere ver videos y películas, bajar y editar fotos y videos para subir a su página personal en la última red social de moda, porque la realidad actual así lo marca: hoy el usuario es el propio diseñador gráfico, el propio DJ, el propio contador, hace todo y es necesario que la herramienta que elija lo libere de las viejas ataduras de abrir una cosa a la vez, porque si no su experiencia estará arruinada desde un principio.

 

¿Se puede lograr esto sin equiparar nuestro presupuesto al de la NASA? La respuesta es sí. Sólo necesita prestar atención a un concepto fundamental: la PC debe ser una plataforma bien equilibrada.

 

Una PC o notebook es mucho más que el procesador. Una plataforma tiene tres componentes fundamentales:

 

El procesador

 

Normalmente se lleva toda la atención, conocido como “el cerebro” o “el motor” del equipo. Las épocas de comparar Gigahertz ya pasaron: estamos en la era del procesamiento multinúcleo y de la eficiencia energética. Hay procesadores de 1, 2, 3 o 4 núcleos. Mientras más tenga, mejor se comportará a la hora de ejecutar “todo al mismo tiempo” haciendo multitarea.

 

No solo quiere potencia, sino también eficiencia: el procesador debe ser capaz de entregar su máxima performance cuando lo necesite y de ir “regulando” cuando hace algo muy básico, y así tener un equipo que no genera calor, que no hace ruido, y que consume poco. Esto es muy importante en una portátil, ya que impacta directamente en la autonomía de la batería.

 

El chipset

 

S ubica en la placa madre y cuya función es concentrar el flujo de datos y alimentar al procesador con información (si el procesador es el cerebro, entonces el chipset sería el hipotálamo). Es un componente casi siempre pasado por alto pero muy importante: por más poderoso que sea el procesador, si el chipset es demasiado pequeño o algo viejo, no será capaz de alimentar al procesador con información lo suficientemente rápido y simplemente no podrá aprovechar toda su potencia. ¿Escucho alguna vez el término “Ferrari con ruedas de bicicleta”? Se aplica también en este caso.

 

El GPU

 

También se lo conoce como procesador gráfico. Es otro importante componente que equipa las placas de video o que en muchos equipos ya está integrado en la placa madre junto con el chipset (en ese caso se llama video integrado). Es otro componente importante que define cómo será su experiencia, si podra usar los gráficos bonitos en 3D que provee la interface de Windows Vista, si podrá ver videos en alta definición, si podrá trabajar con soltura sus aplicaciones gráficas. Los gráficos no son sólo para jugar, hoy forman parte importante de la experiencia de cualquier usuario.

 

En síntesis, necesita un equipo que corra bien Windows Vista, o el próximo a llegar Windows 7, porque eso de comprar un equipo nuevo y formatearlo para instalarle un sistema operativo de hace una década, me refiero a XP, definitivamente no es “cool”. Necesita prestar tanta atención al chipset y a los gráficos como lo hace con el procesador. Preste atención si el equipo tiene salidas de video digitales (DVI, HDMI) o simplemente fijese en las especificaciones de los equipos a comprar y luego simplemente pregúntale a Google: “CPUmodeloxx vs otroCPU” y “chipset-A vs chipset-B” obteniendo decenas de reviews y comparativas que te ayudarán a elegir.

 

Sí, es un arduo trabajo, pero con una compra tan importante como una PC o notebook, vale la pena. Sobre todo cuando obtiene una experiencia de uso que anteriormente sólo podía soñar.

 

* Especialista de Tecnología de AMD para Sudamérica Hispanoparlante.

 
< Anterior   Siguiente >

 

 

 

 




























































































































  2008 Estrategia y Negocios | Todos los derechos reservados.